Síntomas y diagnóstico
Los pacientes pueden estar sin síntomas durante varios años. Muchos tumores son encontrados de forma casual durante la cirugía o la endoscopia por otros motivos.

Los síntomas habituales en este tipo de tumores, cuando los hay, son:
enrojecimiento de la piel facial, diarrea, sudoración, palpitaciones y dolor abdominal. Estos síntomas son inespecíficos o imprecisos, por lo que este tipo de tumores pueden confundirse con otros procesos o patologías y el diagnóstico habitualmente es tardío pudiendo retrasarse más de cinco años.

La concienciación social y la divulgación médica son las mejores medidas que se pueden implementar para conseguir un diagnóstico más temprano de la enfermedad.

 

El diagnóstico habitualmente es tardío, por lo que la concienciación social y la divulgación médica son cruciales para conseguir un diagnóstico más temprano de la enfermedad.